jueves, 22 de abril de 2010

La Soledad (historia)

La Soledad

Después de un largo caminar en una noche lluviosa, se disponía a meter la llave en la cerradura vieja y oxidada que tiene en la reja principal en esa vieja casa que pide a gritos ser restaurada. El cielo se caía en pedazos mientras yo batallaba con encontrar la llave correcta, mientras eso pasaba en mi cabeza circulaba la imagen de aquella mujer que fue a visitarme para ver lo de una póliza de seguros, su mirada me recordaba aquella mujer con la que algún día había planificado mi vida. Ella mucho mas joven que yo me veía de manera indiferente como lo hace la mayoría de la gente a la que atiendo en el 10 piso de ese viejo edificio que se encuentra en las calles principales del centro de la ciudad.

Me preguntaba si en realidad ella amaba a su esposo o porque la insistencia de saber cuanto era la suma que recibiría después de su muerte. Recuerdo que un fuerte estruendo hizo que se me cayeran las llaves al piso y fue cuando te vi mirándome fijamente como si nos conociéramos de hace tiempo, entre trastabilleos recogí las llaves y te acercaste diciéndome aquí es donde vives en realidad, a lo que le respondí: Te conozco acaso.......

El relámpago alumbro la calle y fue cuando por fin descubrí tu rostro, al mirarte quede perplejo y sin habla, mientras todas mis ideas se desaparecían de mi cabeza te acercabas hacia mi, un frío recorría mi cuerpo húmedo por la lluvia, en ese instante encontré la llave y abrí la reja rápidamente mientras intentabas agarrarme del brazo intentando no dejarme entrar, diciéndome me tienes miedo o porque huyes de mi cada vez que nos vemos de frente. Voltee y la invite a pasar a lo que ella se sorprendió y acepto.

Ya dentro de la casa le dije que se pusiera cómoda, mientras yo me cambiaba, ya en la sala le ofrecí algo de beber (yo solo tomo vodka, pero tengo varías botellas para esas ocasiones especiales) ella me pidió whisky en las rocas, ya sentados le pregunte que porque me había seguido durante tanto tiempo, que era lo que tenia yo para esa gran obsesión de buscarme por todos lados, ella solo me contemplaba con esa mirada que a cualquiera pondría estático..... después de unos minutos solo dijo: Eres especial para mí. Yo soy especial para ti en que aspecto o en que sentido, si no me conoces como sabes que lo soy o en que te basas para llegar a esa suposición, su silencio me inquietaba mucho y entre mas pasaba el tiempo me incomodaba. Se levanto y se sentó junto a mi, me abrazo con una ternura que me hacia recordar cuando yo era un niño. Esa sensación de bienestar placentero hizo que cambiara mi semblante y una extraña alegría invadió mi ser, ella levanto la mirada y simplemente me dijo: Vez no están difícil sonreír una vez en la vida y sentir que alguien te quiere en esta vida.

Esas palabras retumbaron dentro de mi ser, tenia mucho tiempo de no sentirme vivo realmente, creo que desde mi juventud cuando estudiaba la universidad no sentía esa sensación en mi interior. Pasamos así aproximadamente como 30 minutos sin decirnos nada, cada vez me abrazabas mas fuerte como si fuera la ultima vez que lo hicieras, tanto así que me empece a sentir un poco incomodo y voltee a verte chocaron nuestras miradas viste dentro de mi alma, como yo de la tuya te acercabas intentando buscar mis labios, yo me deje llevar por el momento.

Minutos mas tarde ya estábamos en la habitación los dos desnudos debajo de las sabanas frías y viejas en esta habitación donde nunca nadie había entrado, estabas tu ahí tu cuerpo era perfecto, todo lo contrarío al mio el cual mostraba ya rastros de mi la vida que llevaba. Recorrías mi cuerpo como si lo conocieras de años atrás mientras que yo iba descubriendo el tuyo, poco a poco fuimos llegando al éxtasis, mientras eso pasaba el cuarto desprendía un olor único e inigualable que hacia que todo fuera mágico, tu estabas encima de mi moviéndote lentamente arañándome el pecho con desesperación y lujuria mientras yo disfrutaba del momento (recordaba cuando pagaba por sexo simple y vacío). Mientras mas jadeabas, mas pensaba que todo era un sueño, hasta que estallaste en un grito y tu respiración fue mas rápida, te movías violentamente y me enterrabas tus uñas en el pecho, tanta fue la excitación alcanzada que sin darme cuenta mi pecho estaba sangrando ya de lo fuerte que clavabas tus uñas en mi. En unos minutos gritaste, terminando ya con esa magia que invadió este cuarto gris y viejo.

Recostada encima de mi dijiste disculpame, yo solo sonreí diciéndote ya se a lo que has venido, con cara de asombro me dijo, ya sabes quien soy en realidad.... si desde un principio siempre supe quien eras tu y cual era tu ímpetu de buscarme desesperadamente y solo tengo que decirte que no.

Nos vestimos y bajamos a comer algo, me sentía relajado como si todo fuera diferente, ella venía a mi lado como siempre ha sido posiblemente, nunca me había dejado solo que la veía de otra manera, pero después de esta noche, todo sería diferente entre nosotros, a lo que ella dijo si. Tomamos café mientras las cosas regresaban a la normalidad, el ímpetu y le alegría se desvanecieron mientras avanzaba la noche, recordaba que tenía que estar temprano en la casa de la Sra. Madison para mostrarle unos planes de seguros de vida para ella y su esposo.

Cuando levante la vista tu ya caminabas rumbo a la puerta, vestida como la primera vez que te vi, de negro con esa extraña túnica, que cubría tu hermosa silueta que esta noche fue mía por primera vez, te percataste que te veía y a lo lejos te desvanecías al comenzar el amanecer de cada día. Me apresure a bañarme y continuar mi día ya que la Sra Madison me espera para afinar algunos detalles, recibo una llamada de ella, diciendo que nos veríamos mejor otro día.

Me desvestí y me dispuse a dormir placenteramente después de aquella noche mi cuerpo aun no se recuperaba de lo sucedido, en mi cabeza seguía dando vueltas en pequeñas imágenes que se repetían como si fuera una cinta de esas que uno utiliza para aprender cosas rápidamente, el tiempo paso rápido parecía como si solo hubiera dormido un par de horas cuando en realidad eran mas de 12 horas las que había dormido, me seguía sintiendo cansado me recosté y encendí el televisor, empece a tomar café con un pan, mientras veía la televisión escuche unos pequeños golpes en la ventana muy tenues y poco a poco se hicieron mas fuertes lo que hacia que me distrajera de la televisión, voltee hacia atrás observando una sombra a lo lejos, camine en dirección hacia ella y estabas ahí toda empapada viéndome fijamente como todas las veces sin decir te fuiste a la entrada principal y abriste la puerta.

Te pregunte ¿Desde a que horas estas afuera de mi casa?..... no me he ido de ella desde anoche, porque yo de nuevo surgió esa pregunta en nuestra conversación.... tu silencio de nuevo me deja pensando demasiado. Me abrazaste buscando calor, me quite la bata para cubrirte y te señale el camino de la recamara para que te cambiaras y te pusieras mi ropa, regrese a mi sillón para seguir viendo la tele.

En realidad no recuerdo en que momento bajaste y te recostaste entre mis piernas mientras veíamos un programa sin sentido en ese televisor viejo en blanco y negro, dentro de este cuarto que a cada minuto se hacia mas pequeño bueno esa era mi percepción, ella solo dijo: no te preocupes todo esta bien descansa lo necesitas, mañana es el día......

El sol me despertó en realidad había perdido la noción del tiempo, solo recuerdo que al abrir los ojos estabas observándome desde la puerta, como un niño anhelando recibir algo, con ese extraño brillo en tus ojos me indicaste que saliera del cuarto, posiblemente querías desayunar o algo así (fue lo que cruzo en mi mente), bajamos las escaleras yo todavía andaba en pijama, dijiste hoy es el gran día..... gran día de que o para quien? Tu no digas nada, solo sígueme ya casi llegamos, pasamos la cocina y entramos al sótano, tenia años que no entraba a él. Cierra los ojos y camina siguiendo mi voz....., estas bromeando verdad, no solo confía en mi una vez mas.

4 comentarios:

LAGARTO dijo...

vas mejorando mi estimado de eso no hay duda pero sigues repiendo palabras y no es nesesario ser tan redundante,pero bien

Kiddo dijo...

Detalles que pulir, pero la idea que transmites y las sensaciones que despiertas...
Me ha gustado.

Yzka dijo...

Me gustan tus post asi, asi de bonitos.

Aqui reportandome mi niño, espero que estes bien.

Abrazos miles

Yo, Vakero dijo...

Lee más. Amplía ese vocabulario y por dios, la ortografía. Eso te ayudará a ser conciso y usar ideas claras sin dar tantas vueltas.

Buen trabajo.

;)