lunes, 19 de abril de 2010

One Wolf

ONE WOLF

Todo comenzó como una vieja leyenda en Jacinto un lugar desconocido para muchas personas, incluso para mi, según me comentaba mi abuelo, Jacinto era un lugar tenebroso e inhabitable ya que todo lo que crecía ahí, moría en cuestión de un par de horas.

Se decía que en ese lugar vivía John One Wolf un hombre que vivía en la única casa que no estaba destruida en Jacinto, se decía que el tenia familia y sirvientes, su familia era conocida por el escudo que paso de generación en generación, hasta la última donde John era el ultimo sobreviviente puro de ese linaje.

Según mi abuelo la familia Wolf era conocida porque en la época de la inquisición no solamente mataba humanos, sino que también experimentaba con ellos buscando una cura para una rara enfermedad que afectaba a su familia. Su primo de John fue el primero de tener esta enfermedad de evolucionar con el olor a sangre y la luna llena, era el único que podía hacer eso y acribillaba todo a su alrededor.

Recuerdo que en su noche de bodas, en pleno acto con su esposa al oler que ella sangraba empezó a evolucionar y unos fuertes gritos salieron de aquel cuarto, que paralizaba a la ciudad entera, los sirvientes llegaron justo a tiempo antes de que terminara su mutación y asesinara a su esposa que entre gritos de pasión y desesperación no se había percatado de lo que le pudo haber pasado.

Desde ese entonces empezamos hacer acechados por los demás, por el hecho de ser diferentes, aunque en realidad quien es diferente, decía John ya que el era el único que nunca había demostrado mutar o evolucionar como los demás, decían que Jonh era el normal de la familia o eso creían todos los que lo rodeaban.

Por primera vez me dieron ganas de conocer Jacinto después de lo que me había contado mi abuelo, siempre fui de aquellas personas que les gustaba ver que tan desolado era ese lugar como decían o si todo era verdad o una simple mentira como todas aquellas que se contaban en su aldea llamada druthill
(ese nombre por que la primera familia que llego y fundo la ciudad ) mi abuelo y yo somos unos cuantos sobrevivientes de los primeros en llegar a este lugar, me apellido Corgan., Mi abuelo se dedica a contar historias de como sobrevivimos a la destrucción del planeta, a el choque de un asteroide o al fin del ser humano (a veces me pregunto de donde saca tantas cosas el), yo solo recuerdo que llegamos después de una batalla en el mar es lo único que recuerdo. A este lugar extraño, ya que nunca he visto animales aunque en la noche siempre hay ruidos de ellos, pero ningún rastro de su existencia.

Mi primera visita a John One Wolf, al parecer había sido dentro de un sueño porque cuando lo vi en persona se me hizo muy conocido o familiar, así como el me dijo nos conocemos de algún otro lado.
Era alto de tez demasiado blanca, ojos grandes y profundos que mostraban indiferencia y despresio a los que lo rodean. Yo a su lado soy un simple mortal como sus demás súbditos que tiene en su mansión.

Me invito a pasar la noche en su casa, a lo cual acepte (recordando que mi abuelo me había dicho lo contrario), cenamos en la ala oeste de su mansión, al parecer anteriormente era como un cuarto con poco uso y el ambiente era demasiado denso con olores extraños como a muerte (así decía mi abuelo) cuando viajamos en el barco que a eso olía un muerto.
En realidad me sentía un poco incomodo pero ya estaba ahí, posiblemente sería mi ultima cena o ni a eso llegaría, pero algo me decía que tenia que seguir ahí hasta el final de la noche y el comienzo del día, cenamos una extraña combinación de especias con una carne muy suave pero de extraño sabor, fácil de masticar y adictiva, empece a disfrutar ese sabor y a no darle importancia tanto que parecía como si hubiera comido en semanas y fue cuando vi mas adentro de tus ojos, como un imán atrajiste mi mirada hacia la tuya, por un instante sentí un frío que recorría mi cuerpo a gran velocidad y mi corazón paro por cuestión de un segundo, fue una sensación única e indescriptible cuando regrese en mi ya estaba dentro de un cuarto adornado con viejas pinturas de personas (yo pensando que a lo mejor eran sus parientes) pero mi curiosidad es demasiado grande y me levante, en ese instante me sentí mas pesado que de lo de costumbre, posiblemente es por la cena y el proceso de la digestión pensé entre mi, pero al intentar llegar a uno de los cuadros volteé hacia un espejo sin querer y me di cuenta que ya no era yo mismo era mas alto mis huesos habían crecido como 5 cm en cuestión de un par de horas mis dedos eran mas largos y una ansiedad recorría mi cuerpo como hace un par de horas las había sentido.

Un fuerte deseo de esa carne invadía de nuevo mi ser, de un golpe abrí la puerta en donde me encontraba todo había cambiado a mi alrededor, mis sentidos estaban mas alertas de lo normal y mi olfato olía a lo lejos a sexo reciente o en proceso, me dispuse a huir de ahí en ese instante y seguir mi olfato en búsqueda de ese olor. Encontré a una pareja de jóvenes en medio del bosque muy apasionados y un fuerte instinto de matar surgió dentro de mi una gran lluvia de sangre cayo alrededor de unos 3 metros a la redonda los cuerpos mutilados por encima de los arbustos, era una escena muy poco visible para los que vivíamos dentro de esta aldea.

Un fuerte rumor empezó a recorrer el pueblo diciendo que John había hecho esta sanguinaria masacre sin precedentes en Jacinto, y que debía de ser asesinado por este crimen pero nadie se atrevería hacerlo ya que le tienen miedo, mientras el rumor circulaba por toda la región John volvió a contactarme a la noche siguiente después del incidente de los jóvenes en el bosque, me explico que me había escogido por el hecho de ser diferente a los otros por tener el mismo odio y rencor como el hacia los demás.

Mi indiferencia para sentir algo por las otras personas me hacia el arma perfecta y destructiva que su familia buscaba por años y generaciones, la venganza me cegaba cuando recordaba como vivíamos mi abuelo y yo. John me explico que estaba en un punto intermedio de controlar mi metamorfosis de ser un ser humano ordinario y convertirme en un lobo cegado por el deseo de matar sin compasión.

Entre más evolucionaba mas me dolía mi cuerpo, pero en las noches ese sentimiento de ser libre, matar comer y fornicar era como haber conocido el cielo sin estar pisándolo, cuando dormía en las tardes me preguntaba esta felicidad que encuentro en las noches, cuanto durara.

Faltaban 4 días para llegar al punto máximo de mi transformación total, John organizaba una fiesta para esa ocasión con varias doncellas que serían sacrificadas como regalo del don que me había heredado. Mientras el seguía con los preparativos mi abuelo empezó a sospechar de que algo me había pasado ya que dormía mas de lo normal y crecía mas rápido que un ser normal (decía que tenia un demonio adentro de mí) en 2 semanas había crecido 20 cm, ni lo que había crecido en toda mi vida según recuerdo yo, me llevó con los médicos quienes trataban de justificar porque tenía que cambiar de ropa en días, como mis huesos se hacían cada vez mas largos y fuertes, como mi dentadura estaba siendo modificada con dientes afilados y lo principal, que mi alimentación había sido completamente modificada con una nueva sustancia que estaba dentro de mi adn, le decían a mi abuelo que no había una razón justificada para que eso pasara a una persona como yo.


Eran las 10 de la noche como pude salí del cuarto donde me vigilaba mi abuelo, corrí una gran distancia hasta llegar a la mansión de One Wolf, quien con ansias me esperaba con otras personas que no había visto , aunque unos breves recuerdos me hicieron ubicarlos en algunos de los cuadros en donde me quede encerrado en el cuarto la primera vez que estuve cenando con John, mis doncellas estaban bailando esperando mi llegada, todas ellas eran muy jóvenes y bellas, dispuestas a disfrutar de una noche que nunca olvidaran, John me presento a la mayoría de los invitados quienes me miraban asombrados y se secreteaban a mis espaldas, algo a lo que no le di la importancia.

Subí al cuarto donde desperté la primera vez que vi a John, no me había percatado que atrás de mí venían dos doncellas quienes me veían de una manera peculiar, entraron detrás de mi y sin decir una sola palabra se lanzaron encima de mi, después de haber tenido sexo con ellas se quedaron dormidas mientras yo baje con una bata negra, todos guardaron un silencio sepulcral como si yo fuera un fantasma o algo así, fue cuando desde el fondo de la sala John dijo: Es momento de la celebración, todo paso tan rápido, cuando me di cuenta estaba amarrado al centro de la sala con velas a mi alrededor completamente desnudo a mi alrededor las doncellas bailaban cargando unas dagas mientras a lo lejos John observaba el rito.

Un fuerte viento rompió el rito y fue cuando me di cuenta que todas las doncellas estaban clavando sus dagas sobre mi cuerpo mientras otras de ellas me mordían con gran fuerza y violencia, hasta ese instante fue cuando vi a John, como un verdadero hombre lobo quien entro en un ataque de locura ataco a todos, mientras eso pasaba yo seguia tirado en el suelo intentando comprender en realidad de que se trataba esa celebración, en realidad simplemente John quiso pasar su legado a mi, pero las reglas de su familia decía que si eso pasaba el tendria que morir junto con su nuevo heredero, ya que el no seria puro, ni su antecesor.

P.d. 1.- Esta es la historia que pensaba que deberia de estar en la Antología de Cuentos de Hombres Lobo.
P.d. 2.- En proceso de otra historia que se posteara a mas tardar este viernes.

Saludos

2 comentarios:

Kiddo dijo...

Acabo de leer este y Soledad. Me encanta lo que escribes, solo excepto por unos detalles. Tu redacción necesita mucho tabajo, así como el uso de la persona en la que estás narrando.

Un gran abrazo y felicidades.

Mimí dijo...

Me gusta, pero el final, mejor que no se acabe ¿no? aunque es original, lo que menos pensé era que moriría, pero ¿por qué morir el tambie´n, quiero decir... el sabía que tenían que matarlo.

Mimí