sábado, 11 de julio de 2009

Fragmento 4 (La despedida)

Instantes han pasado desde que vi aquella luz al parecer estaba dentro un lugar con muchas luces, en realidad estaba paralizado o mi mente me estaba jugando una mala pasada, escuchaba voces a mi alrededor pero sin embargo no podía verlas me sentía inútil y a la vez preocupado en realidad no recordaba absolutamente nada desde que nos vimos en al esquina de tu calle donde te despediste con un beso y me dijiste nos vemos luego.

Al parecer a lo lejos escucho gritos y llanto, en realidad que ha pasado estaré soñando o realmente estará sucediendo. Los ruidos se vuelven más intensos y cercanos mientras pasa el tiempo siento otras manos encima de mi cuerpo que no reconozco los gritos están cada día más fuertes que mi piel empieza a estremecerse posiblemente algo paso pero estoy completamente inconsciente.

Muchas voces a mi alrededor dicen cosas que no puedo descifrar mi cuerpo se mueve y siento que me amarran con tal fuerza como si fuera hacer tirado en un bolsa de basura, pero en realidad estoy en una camilla rumbo a un hospital, en realidad que ha pasado será un sueño o una realidad.

Logro abrir los ojos y veo tu rostro lleno de lagrimas diciéndome todo saldrá bien no tienes de que preocuparte, cuando en realidad las cosas no eran así sin querer muevo el cuello y observo a alguien con la cara tapada quien estaba preparando esa máquina que se utiliza para reanimar las personas cuando su corazón falla, por un instante cierro los ojos. No puedo recordar nada……

Estoy en un quirófano desperté de un solo golpe, tanto así que los doctores se espantaron al verme reaccionar así, según ellos debería de estar sedado pero no lo era así, desde afuera aquellos gritos y llantos empezaban a tomar forma y sentido para mi eras tú la que llorabas y gritabas incesante y desesperadamente porque sabías que no iba a regresar jamás…..

En realidad eso yo no lo sabía dentro de aquel cuarto de luces y reflejos de materiales quirúrgicos gritaste mi nombre como si fuera el último adiós, tu último aliento, ese grito me estremeció tanto que me quite la zonda que traía mi brazo con suero mi deseo por verte esta última vez era incesante. Tanto que al hecho de levantarme no me había dado cuenta que me estaban operando y morí en ese instante.




4 comentarios:

Yzka dijo...

Este me gusto mucho, nostalgico y con final triste...

Deberiamos de hacer un juego, nosotros te damos algunas ideas y tu las evolucionas...jajajaja

Asi veriamos que tal malito de tu cabeza estas

Saludos Bob!!

Yzka dijo...

Primera idea...

Una pareja, la amante, dos niños y un suicidio colecctivo...

Haber que sale zás!!!!

Ale dijo...

cruel...

me gustaron todos tus escritos...

Yo, Vakero dijo...

Ya los leì todos.

Sabrás de mi pronto.